Muchas veces nos centramos mucho en el plano físico y nos olvidamos de cuidar una parte importantísima de nosotras mismas: la mente. Y con ella hago alusión a nuestros pensamientos, nuestras relaciones, emociones, nuestra espiritualidad, las reflexiones… ¿Cómo la cuidas? O… ¿cómo cuidarla?

Espero que os resulte de utilidad para adquirir el hábito de autocuidaros también en ese sentido.