Seleccionar página

El Coaching profesional se puede aplicar al ámbito de la salud en su parte asistencial y en su parte de gestión. Cuando hablamos de Coaching en Salud, nos estaremos refiriendo al primero. 

 

COACHING EN SALUD

Éste consiste en la aplicación del Coaching profesional a los procesos sanitarios. El paso previo a su implantación es la formación en Coaching a los y las sanitarios/as. Ésta puede ofrecerse con un doble objetivo: 

 

  • Aumentar la satisfacción, implicación y bienestar laboral 

A través del Coaching, se desarrollan actitudes y habilidades que ayudan a la persona trabajadora a sobrellevar de manera positiva el día a día laboral. Algunos ejemplos son la gestión emocional, la comunicación asertiva, el autoconocimiento, gestión del tiempo y del estrés, etc. Todos ellos son recursos fundamentales en el trabajo en equipo y orientado hacia las personas, muchas veces en situaciones complicadas. 

 

  • Mejorar la calidad asistencial 

Este es el objetivo principal. El personal sanitario con formación en Coaching acompaña al paciente a conseguir un objetivo relacionado con su situación de salud.  

Por el tiempo y el espacio íntimo que otorga, lo ideal sería realizarlo en una consulta. Más concretamente, en la consulta de Enfermería Comunitaria. Esto es porque el Coaching tiene la facultad de promover cambios eficaces y duraderos en los hábitos de vida de las personas. Por lo tanto, la figura idónea es la Enfermera Especialista en Comunitaria con formación reglada en Coaching. 

Pero esto no se acaba aquí, fuera de la consulta de Enfermería también se puede aplicar. Aunque, como ya os imaginaréis, el ritmo a veces frenético de las plantas no permite hacerlo de la misma manera. Por eso, el objetivo no será hacer un seguimiento completo de un objetivo, sino entablar conversaciones posibilitadoras. Es decir, hacer preguntas que ayuden a establecer objetivos, discernir, tomar conciencia y acción en relación a su salud.  

 

En ambos casos, estaría indicado que los y las sanitarias recibieran la formación pertinente en Coaching. De hecho, actualmente, ya se están ofreciendo cursos para este fin. Aunque, generalmente, se tratan de formaciones más escuetas e informales en Coaching. A pesar de todo, están teniendo efectos altamente favorables, lo que da lugar a pensar en los resultados que se obtendrían con un adecuado entrenamiento. 

 

COACHING EJECUTIVO

Como se había comentado al principio del artículo, existe otra vertiente del Coaching que se aplica a los procesos de gestión. Es el Coaching Ejecutivo. En este caso que hablamos de la salud, consiste en aplicar sus principios al liderazgo de equipos y la gestión de los servicios sanitarios.  

Dadas sus cualidades, se potencia un estilo de liderazgo transformacional, el cual ha demostrado ser más eficaz que el transaccional. 

 

En futuros artículos hablaremos sobre cómo aplicar el Coaching cada uno de los ámbitos. Os animo a que planteéis vuestras dudas e inquietudes. Así, podré basarme en ellas para seguir escribiendo información de vuestro interés. 

 

Saludos, 

Karen